El juego con máscaras es fundacional en la actuación. Las máscaras amplían, dan forma y clarifican el juego de la actriz y del actor, al mismo tiempo que los comprometen con la situación dramática y los apartan de ocupaciones innecesarias en la escena.